Plantando hortalizas por primera vez

Para esta primavera, siendo que Bombitas tiene dos años y medio, decidí que sería una buena experiencia que experimentáramos con plantar hortalizas en casa. Mi propósito es que me ayude a regarlas, cuidarlas y sobre todo, ¡a comerlas! Creo que será una buena oportunidad para enseñarle a cuidar y apreciar la naturaleza, así como para que aprenda de dónde vienen los alimentos (la comida no aparece mágicamente en el supermercado jajaja). Algunas personas me han dicho que las hortalizas caseras son más ricas, ¿será cierto?

El problema es que no tengo terreno para sembrar, así que mi única opción es plantar en macetas. Como soy neófita en estos menesteres, no sabía si es posible. Afortunadamente leí en sitios como No Dig Vegetable Garden y Vegetable Garden Online que las hortalizas crecen muy bien en macetas, siempre y cuando se ubiquen en un área a pleno sol por más de seis horas al día. ¡Perfecto! Compré semillas de lechuga, tomate, cilantro y pimientos.

Una amiga me recomendó que usara cartones vacíos de huevo para sembrar las semillas dentro de la casa, y pasarlas a macetas en el exterior después de que hubieran germinado.

Hoy hizo un día precioso, con un clima perfecto. Decidimos sacar nuestras pequeñas plantas al patio. ¿Cómo ven a mi ayudante?

Por el momento, así es como luce nuestra huerta urbana (que término tan hip, ¿no?). Mi papá construyó la maceta larga de madera; ahí es donde transplanté los tomates, bueno, las plantitas de tomates. El cilantro y los pimientos están en las macetas pequeñas y todavía estoy esperando a que germinen las lechugas. Creo que no germinarán por exceso de agua, voy a plantar más semillas a ver si se me dan.

¡Ah, ¡vida!

Cuando trabajaba, en mi cubículo siempre tenía una o dos plantas, pero eran regalos y solamente tenía que regarlas. Nunca antes había sembrado nada, y menos con el propósito de cosechar y comer de mi cosecha. ¡Hasta la frase me parece curiosa! Espero el experimento tenga éxito, y crezcan suficientes tomates para por lo menos hacer salsa :)

¡Desénme suerte!

Adoro…

Bombitas, adoro ver cuando te paras frente a tu hermanita, y haces caras chistosas para que se ría. Eres una hermana mayor muy tierna y cariñosa. Nunca te he visto enojada con Bolitas, a pesar de que hace muy poco tiempo me tenías para ti sola y ahora me tienes que compartir con ella. Tienes un corazón muy grande; cuando la tocas o la abrazas, eres muy cuidadosa, aún sin que yo te lo recuerde.

Bombitas:

Aunque ya seas una hermana mayor, siempre, siempre, serás mi bebé.

22 Alternativas a los Castigos

Una amiga muy querida acaba de compartir conmigo 22 Alternativas a los Castigos, y me gustó tanto esta lista que decidí imprimirla y colgarla en mi cocina.

Yo estoy tratando de aplicar la filosofía de Disciplina Positiva para educar a mis hijas, aunque hasta hace poco no sabía que existe una filosofía con este nombre. Simplemente estaba siguiendo el ejemplo de mi madre, quien me educó de una manera muy apacible y sin recurrir a los castigos, ni a la violencia verbal ni mucho menos física.

Cuando me enteré que existen libros sobre este tema, le llamé a mi mamá por teléfono para decirle que se perdió la oportunidad de hacerse rica. ¡Ella debería haber escrito un libro hace veinte años!

¿Ama de casa, yo? Parte 3

Para leer la primera parte de esta serie, haz click aquí; y para leer la segunda parte, aquí.

Tenía siete meses de embarazo cuando, inesperadamente, varios de mis compañeros y yo (además de mi jefa) fuimos llamados a una junta a la sala de conferencias. ¡Nos habíamos quedado sin trabajo! La empresa se encontraba en problemas financieros y los directivos decidieron hacer recorte de personal. Recuerdo el desconcierto y miedo que sentí…yo no estaba en condiciones de buscar un nuevo empleo, así que me angustié mucho. Ya después, cuando me pude calmar un poco, me di cuenta que no tenía sentido que me preocupara, ya que lo importante era mi salud y la de mi bebé. Lo mejor era disponerme a disfrutar las últimas semanas de mi embarazo en casa, tranquila, y sin estrés. Y así lo hice :)

Nuestro plan era que comenzara a buscar un nuevo empleo cuando nuestra bebé cumpliera seis meses. Sin embargo, cuando Bombitas nació, este plan se esfumó.

Desafortunadamente, Bombitas sufrió de cólico y reflujo, y como consecuencia de esto no dormía nada bien. Desde que tenía aproximadamente dos meses y medio lloraba cuando alguien que no fuera yo la cargaba, y comenzó a rechazar el biberón así que yo era su única fuente de nutrición (lo cual en el fondo me satisfacía). A Hubby y a mí nos resultaba simplemente inconcebible que yo regresara a trabajar y alguien más la cuidara, fuese quien fuese. Además, nos dimos cuenta que estábamos saliendo adelante sin mi sueldo, aunque obviamente no disponíamos de dinero extra para lujos o ciertos “caprichos” a los que estábamos acostumbrados.

El tiempo fue pasando y el tema de buscar trabajo no se volvió tocar sino hasta mucho después. Para entonces, Hubby y yo llegamos al acuerdo de yo regresaría a trabajar cuando nuestros hijos (en plural) entraran al colegio.

Se me acabaron las excusas, tuve que aceptar que me había convertido, para mi sorpresa, en ama de casa. ¡Qué vueltas da la vida! Nunca lo vi venir. Por ahí dicen que “hagas lo que hagas, hazlo bien”, así que tengo que asumir este nuevo papel y tengo que aprender a cocinar, hacer las compras y todas esas otras misteriosas actividades que ignoré por tantos años.

A ver si no resulto como Silvia Pinal en “El Inocente”, cuando está tratando de hervir agua para hacer café:

“¡Es que es dificilísimo!” :D

Presupuesto basado en el sistema de sobres

He llegado a la conclusión de que la mejor estrategia para administrar el dinero es gastarlo antes de recibirlo.

¡Espera! ¡No cierres esta ventana! Déjame explicarte :)

Me refiero a gastarlo ficticiamente, esto es, planear en que vas a gastar el ingreso, antes de hacerlo en realidad. Cuando recibimos dinero y empezamos a hacer pagos y compras sin ton ni son, el dinero parece evaporarse y a veces los últimos días antes del siguiente ingreso pueden ser difíciles (me da pena admitir que esto nos ha pasado varias veces).

Por este motivo a nosotros nos ha funcionado elaborar un presupuesto. Hacemos una lista de categorías en las que repartimos el dinero de manera que cuando recibimos nuestro ingreso estamos seguros de cubrir nuestros gastos y sabemos exactamente de cuanto disponemos para entretenimiento, regalos o algún otro gasto que no sea esencial.

Buscando información sobre este tema, me encontré con una excelente hoja de cálculo que se puede descargar sin ningún costo. Se llama Envelope Check Register y está basada en el sistema de sobres. Cuentan que hace tiempo (antes de las tarjetas de crédito y débito) muchas personas utilizaban este sistema para manejar su presupuesto. Cada sobre representa una categoría de gastos y se guarda el dinero en el sobre correspondiente. Cuando se acaba el dinero en el sobre, hay que esperar hasta recibir el siguiente ingreso para volverlo a llenar. Suena interesante, ¿no te parece?

La hoja de cálculo es muy sencilla de llenar. Es mejor comenzar a trabajar con ella el día en que recibas tu ingreso.  Repártelo en los diferentes “sobres” que se encuentran en cada columna (las categorías se pueden modificar a tu gusto) y empieza a registrar tus gastos como cifras negativas bajo la columna correspondiente. Cuando la cifra en el encabezado de la columna llegue a 0, ¡detente! Has agotado tu dinero en esa categoría. :(

Tengo dos meses utilizando esta hoja de cálculo y me está resultando muy útil. Hay que ser meticuloso en registrar todos los gastos, incluso los más pequeños, pero vale la pena saber que no estamos gastando de más y que el dinero tiene un buen uso.

Para más información y para descargar Envelope Check Register, haz click aquí.

Por razones misteriosas, no pude hacer que el link funcionara. Aparece un mensaje que dice “forbidden”, así que será mejor copiar la siguiente dirección en tu navegador para accesar el sitio. ¡Mil disculpas!

http://www.mdmproofing.com/iym/products/envelope-check-register/

Menú de la Semana Marzo 15, 2010

Esta semana estaré un poco ocupada, con tres citas médicas (de rutina) y algunas “playdates” así que elaboré un menú sencillo y de comidas rápidas (pensándolo bien, no es así todas las semanas?) :)

Lunes
Entomatadas de pollo con arroz y frijoles refritos

Martes
Sopa de Lentejas

Miércoles
Camarones al Perejil

Jueves
Fajitas de Carne

Viernes
Filete de Pescado con Arroz

Postre de la Semana:

Pizza de Frutas

Me encanta cocinar camarones. Son fáciles y rápidos de preparar, y además  deliciosos; el platillo perfecto para una aprendiz de cocinera como yo.

Observando a los niños, ¿Porqué?

“Busca primero entender, y después, que te entiendan.”
Stephen R. Covey

¿Qué tan seguido observas a tus hijos?

No me refiero a verlos mientras juegan para asegurarte de que no están en peligro. Tampoco me refiero al tiempo que los ves mientras juegas con ellos, los atiendes o les enseñas a hacer alguna tarea.

Me refiero a observarlos, realmente observarlos.

Observarlos de una manera consciente e intencional, con el propósito de entenderlos y descubrir algo nuevo sobre ellos.

La observación es una herramienta fundamental cuando se quiere aprender, investigar o entender. Como padres solemos pensar que sabemos todo sobre nuestros hijos, pero unas cuantas sesiones de observación con propósito pueden revelarnos mucho más de lo que imaginamos. Recordemos que los pequeños están en un proceso de cambio constante. Los estudiantes de psicología, pedagogía, desarrollo infantil entre otros, recurren frecuentemente a la observación detallada y sistematizada de los niños. ¿Porqué no intentarlo nosotros, los padres?

Por medio de la observación podemos descubrir:

- ¿Qué actividad está tratando de dominar mi hijo? ¿En otras palabras, en qué está “trabajando” ? Por ejemplo, cualquier persona que observe a un bebé de cuatro meses se dará cuenta que el bebé ocupa mucha de su energía en perfeccionar cómo toma los objetos con sus manos. Lo mismo pasa con niños mayores.

- ¿Qué le atrae? ¿A qué actividades u objetos les presta su atención por más tiempo?

-¿ Qué le aburre? ¿Porqué? Quizá algunos de sus libros y juguetes ya estén muy por debajo de su nivel de desarrollo y sea hora de mandarlos al desván.

- ¿Qué actividades le frustran? ¿Porqué? Imagina que tu hija de un año y medio siempre acaba molesta cuando colorea con crayones. No tienes idea porqué, hasta que un día la observas mientras colorea y te das cuenta que se enfada cuando su crayón blanco no deja marca sobre el papel blanco!

- ¿De qué habla mientras juega? ¿Qué “dicen” sus muñecos? ésto es una ventana hacia su mundo interno, sus relaciones con familia y amigos, así como sus preocupaciones e intereses.

Y mucho más!

Con esta información, puedes presentarle a tu hijo o hija actividades que le atraigan y le permitan practicar las habilidades que esté perfeccionando en determinada etapa de su desarrollo. Quizá descubras el motivo de algún comportamiento problemático, y por ende, la mejor manera de manejarlo. Quizá te des cuenta que tu niño está listo para que le asignes un nuevo rol o responsabilidad.

Como ves, la observación te puede revelar mucho acerca de tu pequeño, y lo mejor de todo, es que no toma mucho tiempo ni esfuerzo.Vale la pena intentarlo,¿no lo crees?

A continuación, recomendaciones sobre cómo y cuándo realizar estas observaciones para que sean lo más efectivas posibles.

Image: Tina Phillips

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.